¿Las fresas son buenas para los perros?

Casi todo el mundo ama las fresas.

Son fáciles de encontrar en los estantes de nuestras tiendas, esta fruta saludable y baja en calorías es particularmente frecuente durante el verano, y es probable que tu perro la experimente en un momento u otro, ya sea en tu jardín o en tu casa.

Sabemos que determinadas frutas y verduras como uvas, cerezas, cebollas pueden resultar peligrosas para nuestros compañeros.

Entonces, ¿las fresas son buenas para los perros? ¿Podemos dárselo sin riesgo a nuestro animal? Y si es así, ¿Cómo prepararlos ?

Descubre aquí los beneficios de las fresas, cuándo pueden ser peligrosas y cómo alimentar de forma segura a tu perro con estas dulces y sabrosas frutas.

¿Puede un perro comer fresas?

La respuesta es sí.

Las fresas son un bocadito saludable y nutritivo para los perros, que a menudo las disfrutan por su sabor dulce.

Siempre que le des a tu peludo fresas frescas con moderación, cortándolas en trozos pequeños y atento a cualquier signo de reacción.

Lo mejor de todo es que a menudo serán más saludables que algunas golosinas para perros industriales.

Como toda integración de alimento en la dieta de un perro, empieza de forma paulatina , con pequeños trozos, con el fin de observar la reacción de tu animal y dejar de alimentarlo si es necesario.

Beneficios de las fresas para perros

Las fresas pueden ser beneficiosas para tu perro de varias formas.

Son una fuente de vitamina C, vitaminas B1 y B6 y vitamina K, además de tener fibra, potasio, magnesio, yodo y ácido fólico.

Estas vitaminas y minerales son particularmente útiles para la función del sistema inmunológico y la reparación celular , mientras que la fibra ayuda a la digestión.

Las fresas también son una fruta muy baja en calorías. A diferencia de otras golosinas con alto contenido de grasas, por lo tanto, son buenas para mantener un peso saludable y prevenir el aumento de peso al comerlas.

También tienen un contenido de agua bastante alto, y ayudarán a tu perro a mantenerse hidratado, además de su cuenco de agua habitual.

Con todo, estas frutas pueden, por lo tanto, reemplazar ocasionalmente las golosinas industriales de tu perro, si deseas variar los placeres cánido de vez en cuando.

Fresas y perro: los peligros

Una fresa fresca de vez en cuando no hará daño a tu perro. Pero ten en cuenta que pueden poner en riesgo la salud de tu perro en los siguientes casos.

  1. Demasiadas fresas

Las fresas, como muchas frutas, tienen un alto contenido de azúcar.

Y como sabes, ingerir mucha azúcar no es bueno para tu perro.

Además del sobrepeso , el exceso de azúcar pone a tu perro en riesgo de desarrollar diabetes. La diabetes mellitus es un problema de salud grave para los perros y, si no se detecta y trata a tiempo, puede provocar una posible ceguera, coma e incluso la muerte.

Demasiada fruta en una sola toma también puede simplemente enfermar a tu perro y alterar su sistema digestivo (vómitos , diarrea).

Por lo tanto, no dejes que tu perro coma demasiado a la vez.

  1. Fresas enlatadas

Si bien las fresas frescas son seguras para tu perro con moderación, las fresas enlatadas lo son mucho menos.

Las fresas (o cualquier otra fruta) que hayan sido enlatadas, endulzadas y cubiertas con almíbar, nunca son seguras para su perro.

El contenido de azúcar es demasiado alto y estos alimentos pueden contener conservantes y edulcorantes agregados, como el xilitol (un sustituto del azúcar), que son tóxicos para los perros.

  1. Fresas en la alimentación humana

Nunca le des a tu perro golosinas para humanos que contengan fresas, como tarta de fresa o yogur de fresa.

En primer lugar, estos alimentos se pueden preparar con fresas enlatadas.

Pero a pesar de que están hechos con fresas frescas, estos productos a menudo contienen demasiada azúcar y grasa para tu perro.

Además, pueden contener alimentos comestibles para los humanos pero tóxicos para los perros, como el chocolate o las uvas .

  1. Reacciones alérgicas

Como ocurre con casi todos los alimentos, tu perro puede ser alérgico a las fresas.

Las reacciones alérgicas a las fresas no son muy comunes, pero pueden ocurrir.

Si notas alguna reacción adversa después de alimentar a su perro con fresas, llame inmediatamente a su veterinario para obtener ayuda.

Entre los signos de alergia a la fresa en perros:

  • Inflamación de los oídos
  • Problemas gastrointestinales
  • Diarrea
  • Gases
  • Lamido de patas
  • Prurito.
  • Rostro hinchado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad