¿Puede mi perro comer miel?

¿Puede tu perro tener miel? Sí, los perros adultos pueden comer miel, en cantidades muy pequeñas . 

Probablemente hayas leído acerca de algunas de las propiedades de la miel cruda para preservar la salud de los seres humanos. Si bien los estudios no han demostrado que todos estos beneficios se extiendan a los perros, la miel generalmente es segura para que los perros tomen con moderación y puede tener algunos beneficios para la salud.

Debido a que está compuesta casi en su totalidad por azúcar, la miel debe tratarse con precaución y consumirse solo ocasionalmente.  

La miel es una sustancia espesa y dulce producida por las abejas a partir de las secreciones azucaradas de las plantas. Por lo general, se usa como edulcorante en alimentos para humanos y contiene aproximadamente 65 calorías por cucharada. La miel tiene un alto contenido de carbohidratos simples, que contiene alrededor de 17 g de carbohidratos por cucharada con cantidades insignificantes de proteínas y sin grasa. Contiene una gran cantidad de vitaminas que incluyen vitaminas C, D y K, antioxidantes y minerales como zinc y magnesio. 

Se sabe que la miel cruda tiene propiedades antivirales, antifúngicas y antibacterianas. Si estas propiedades se aplican a problemas comunes de salud canina y en qué medida es un tema de debate. 

Los beneficios / inconvenientes de la miel para perros

Cualesquiera que sean sus beneficios, ten cuidado y moderación si decides dar miel a tu perro. 

Debido a que la miel tiene un alto contenido de azúcar y calorías, puede contribuir al aumento de peso. No se recomienda para perros con sobrepeso, cachorros o perros diabéticos porque tiene un índice glucémico alto. 

Los fanáticos de la alimentación con miel cruda, incluidos algunos veterinarios integradores, dicen que la miel puede ayudar con una variedad de problemas de salud canina. Entre ellos: alergias. Se dice que la miel cruda actúa casi como una vacuna cuando se trata de las alergias ambientales de los perros, introduciendo una pequeña cantidad de polen de flores para que su sistema inmunológico cree anticuerpos contra una respuesta al polen en el aire. La miel también contiene quercetina, un polifenol que tiene efectos antihistamínicos. La clave aquí es usar miel cruda y local (que contendrá los mismos pólenes que el perro encontrará en su entorno cotidiano). 

Así como la gente usa miel para calmar la tos, la miel cruda (miel de Manuka en particular) también se ha usado para tratar la tos de las perreras en los perros. La miel también se ha utilizado para tratar el malestar estomacal y como tratamiento tópico para heridas y problemas de la piel. 

Si tu perro tiene alguna de estas condiciones, asegúrate de hablar primero con un naturópata sobre los tratamientos. 

Cómo alimentar con miel / cuánto alimentar

Cuando alimentes a tu perro con miel, es mejor elegir miel cruda que no haya sido procesada. 

En caso en que quieras ayudar a tu peludo con un problema l0imita la ingesta de tu perro a no más de una cucharadita al día para perros más grandes. Para los perros pequeños, el tamaño de la porción debe ser incluso menor, alrededor de ½ cucharadita o menos en un día. Para alimentar a tu perro con miel, colócala en una cuchara para que la lama. También puede mojar una pieza de fruta fresca en un toque de miel y dársela como un regalo, o rociar una pequeña cantidad sobre la comida. Al igual que con cualquier nueva golosina, comienza poco a poco para ver si a tu perro le gusta o la tolera. 

Si vas a utilizar la miel a modo preventivo la dosis que puedes usar son estas:

Para perros de hasta 20 kg 1/2 cucharadita a la semana.

Para perros de 20 a 30 kg 1 cucharadita a la semana.

Para perros de mas de 30 kg 1 cucharadita y 1/2 a la semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad